The Tie Blog

Zapatos Clásicos: Los que tienes que tener

Un elemento que siempre es observado por quién no te conoce, y con el cual puedes marcar la diferencia dando una buena primera impresión, es un calzado impecable.

Existen de diferentes, formas, colores, materiales y calidades. Con un par de zapatos inadecuados puedes arruinar una tenida por completo, por lo mismo debes conocer y adaptar los zapatos a la formalidad de la vestimenta.

En una industria que posee una serie interminable de nuevos diseños y colecciones para ir actualizando tu closet, hay zapatos que no pasan de moda nunca y son los llamados clásicos.

De los más informales, hasta los más conservadores, estos son los zapatos que no puedes olvidar tener.


MONK STRAP

El clásico Monk strap, es un zapato con historia. Su nombre deriva de las sandalias que normalmente llevaban los monjes para trabajar, las cuales disponían de un cierre semejante. El sello distintivo de este zapato es su falta de cordón, ya que está cerrado por una correa y hebilla.

harry.jpg

La encarnación de la sandalia de monje posee diferentes estilos en la actualidad, con correa individual o doble (hasta triple), de gamuza o cuero, para usarlo con o sin calcetines, se ha convertido en un zapato versátil. A pesar de su estilo más formal se puede usar igualmente con un traje o denim informal.

Fashion-Week-Trends-Tie-Bars-and-Monk-Strap-Shoes.png

Este fue uno de los modelos clásicos, utilizados por Bond. Favoritos de Alexander McQueen e Yves Saint Laurent.

James-Bond-SPECTRE-Greatcoat-in-Rome.jpg

 

OXFORD

Es el zapato inglés por excelencia y el más elegante de todos. Confeccionado desde 1830, pero según algunos autores su uso data del siglo XVIII. No se hizo popularmente conocido hasta 1870 cuando universitarios lo comenzaron a utilizar en Inglaterra para dar paseos por el campus. Aparecieron también en Irlanda y Escocia (también llamados Balmorals).

2.jpg

La mayoría de las fuentes afirman que el prototipo de este zapatos provino del taller de John Lobb, un artesano que fabricaba a medida el calzado para el Príncipe de Gales, el cual se caracteriza por estar construido en tres piezas: la punta, la parte del cuerpo delantero y la pieza de los cordones.

En Estados Unidos se pueden referir a los Oxfords como bal-type, mientras en Francia los Oxford son conocidos con el nombre de Richelieu.

oxford-shoes-for-men.jpg

En los 80, este modelo fue popularizado por Michael Jackson, al usar los míticos zapatos oxford blancos con la punta negra.

Actualmente los zapatos oxford, de ser exclusivamente masculinos se han convertido también del gusto femenino, por lo que se han adaptado a su versión femenina, ya sea con un poco de tacón, más estilizados, en colores más femeninos, pero conservando siempre ese toque masculino que le dan las costuras y los lazos que los caracterizan.

528-Paul-Smith-Women-s-Milena-Brogue-Oxfords-1.jpg

BLÜCHER o DERBY

El calzado Blücher también llamado Derby, es muy similar al Oxford y es probable que te confundas si es que no eres muy detallista. El derby es un zapato robusto debido a su origen militar, pero a diferencia del Oxford, sus aletas laterales son cocidas por fuera de la caña o sobre los empeines donde van alojados los agujeros para los cordones creando un frente abierto, lo cual lo distingue por ser un zapatos muchas más informal que el Oxford.

DSC_00038.jpg

 

El término Blücher proviene de las botas con cordones de corte inglés que G.L Von Blücher mariscal de campo prusiano y duque de Wahlstadt, que en 1815 derrotó a Napoleón en la mítica batalla de Waterloo junto a Wellington, encargó la confección de zapatos de este tipo para sus soldados.

El tipo de horma de este calzado les favorece a los hombres con una planta más grande por su libre fijación frontal. Lo que los hace más cómodos.

deby.jpg

Un detalle no menos importante, para poder diferenciar a un modelo Derby de un Brogue, es que el Derby posee una pieza completa que va cosida de costado a costado del zapato, las cuales poseen las aletas. En el caso del Brogue, las aletas van cosidas sobre el empeine, como una aplicación. Es un detalle muy pequeño pero importante a la hora de escoger tu calzado.

 

BROGUE

Inspirado en el calzado tradicional de los campesinos irlandeses, los cuales para facilitar el secado del interior del zapatos, generaban un troquelado en la punta y costados de éste.

3368-1382975232.jpg


Era popular entre los guardabosques y luego se difundió entre los círculos de aristócratas que iban a cazar con ellos. Junto al uso que le dieron los aristócratas, comenzaron a ser fabricados con materiales más nobles, y patrones de troquelado más elegantes, perdiéndose así la función principal del perforado y quedando solo como decoración.

original.jpg

A fines del siglo XIX, se utilizaba con fines exclusivamente deportivos, hasta que en 1930 el duque de Windsor, sorprendió acudiendo a jugar golf con ellos. Tanto le gustaba este calzado que decidió vestir una versión más elegante para acontecimientos sociales.

Con relación al estilo del modelo, se puede encontrar en corte liso, semi brogue o full brogue.
Cuanto más decoración (brogue) posee el calzado, más informal es.


18629-z.jpg

 


MOCASÍN

El más informal de todos, pero sigue siendo un clásico. A pesar de ser un zapato de fin de semana o de uso específico para navegar en algunos casos, posee un origen en el pasado. Nativos americanos fabricaban sus zapatos con un modelo muy parecido al mocasín de nuestra época, con cuero sin curtir, de suela blanda y plana.

mocasines_6746_620x.jpg

Existen tres modelos que distinguen en la trayectoria del mocasín. El mocasín beefroll, es uno de los más populares y su nombre proviene de las terminaciones cosidas a ambos lados del empeine, semejante a rollitos de carne.

5bed30e4753f53ade6a6cf37f5b2b20d.jpg

El mocasín Tassel, se caracterizan por llevar una aplicación sobre el empeine, en forma de lazo con dos borlas, es apropiado para ocasiones más formales.

2 (2).jpg

Por último el mocasín italiano, que se caracteriza por ser más estético y poseer materiales de alta gama, lo que a veces los hace más frágiles y pueden ser menos duraderos. A pesar de ello vale la pena correr el riesgo y llevar unos mocasines con estilo.

mocasines_5643_320x480.jpg

Por @mariapiamayo

Share:

¡Publicar comentario!